Las mujeres presas y sus hijos

La mujer presa sufre un terrible desarraigo familiar con su ingreso en prisión, ya que en la mayoría de las ocasiones su pérdida de libertad va a implicar la desintegración de la familia, puesto que era ella la que sostenía la unidad familiar. Esto último no siempre pasa cuando es el hombre el que entra en prisión, ya que las mujeres siguen “cuidando” de la familia.

Estudios hechos en Inglaterra y Gales[1] ponen de manifiesto las situaciones familiares y las desigualdades de género que afrontan las mujeres cuando ingresan en prisión:

  • El 25% de las mujeres encarceladas declaraban que el padre de sus hijos los estaba cuidando, frente a que el 92% de los hombre encarcelados declaraban que sus hijos estaban al cuidado de sus madres.
  • El 12% de los hijos de mujeres presas estaban con padres adoptivos o familias de acogida, mientras que  sólo el 2% de los hijos de hombres que estaban presos estaban adoptados o acogidos.
  • Sólo el 5% de los hijos de las mujeres presas permanecen en su hogar después de que su madre haya sido condenada.

Lo que ha observado la Asesoría Jurídica de Acope en la prisión de Brieva en el año 2018 es que la realidad española es bastante parecida: el 12% de los menores está en acogimiento preadoptivo o adoptivo o en centro de menores. Sólo el 18 % de los hijos está con su padre, el 37% con los abuelos  y el 10% con otros familiares. Tan solo el 23% de los hijos de nuestras mujeres presas son mayores de edad.

Otro dato que nos llama la atención es que en el 19% de los casos los hijos menores no viven junto a sus hermanos o hermanas, sino que están con diferentes familiares o en acogida.

Los hijos y su cuidado son una preocupación constante para ellas durante el cumplimiento de la condena. Se sienten culpables por haberlos dejado, por no poderles ver crecer, por no ver sus cambios y por perderse una etapa tan importante de sus vidas. Todo esto supone un plus de sufrimiento durante toda la condena.

 

[1] Informe elaborado por el Equipo Keele (MIP) 2005

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *